Abr 282016
 

Biblio167Durante los últimos años han surgido diferentes redes sociales. Tenemos redes generalistas como Facebook, Tuenti o Twitter, también redes profesionales como Linkedin o específicas como Lecturalia, Goodreads, aNobii, que tratan de unir personas en torno a la literatura.

Como bibliotecarios debemos conocer las características de cada red para ver la que mejor se adapta a nuestras necesidades y nuestro público. Por ejemplo, Tuenti se dirige a un público adolescente y requiere de invitación de un miembro para poder acceder. Y Twitter tiene limitado el número de caracteres en los mensajes a 140. La decisión de en qué redes debe estar presente la biblioteca vendrá motivada por los objetivos de aquella.

Si, por ejemplo, queremos hacer hincapié en contactar con jóvenes quizás sería conveniente actuar en Tuenti; si nos dirigimos a un público más adulto o diverso, en Facebook, o si queremos explotar y difundir nuestras actividades de una manera más visual, entonces sería conveniente estar presentes en Pinterest donde podemos incluir, por ejemplo, imágenes de las novedades literarias que la biblioteca ha recibido, establecer un mes temático donde se incluyan imágenes de recursos de nuestro centro, animando a los usuarios a conocer la colección de la biblioteca y a utilizarla, o también mostrar un resumen de fotografías de una actividad realizada.

Abr 262016
 

Biblio166Las  Tecnologías de la Información y Comunicación  han  eliminado  la  división  tradicional  entre  lo  que  se conoce  como  archivos,  bibliotecas  y  centros  de  documentación.  Esta  división   ha quedado obsoleta, y   venía   condicionada   por   los   diversos soportes de   la   información   que caracterizaban  a  cada  una  de  ellas.  Hoy,  ya  no  importa  el  “continente”,  hoy  se  valora  el  “contenido” y la actitud que se adopte frente a él.
Hablamos de unidades de información, siendo la información el  producto  final  de  un  proceso  que  acumula,  organiza,  almacena  y  difunde  datos,  de  modo  que  satisface  las  necesidades  de  los  usuarios  e incrementa sus conocimientos en un campo determinado.

Abr 212016
 

libreroEl comercio del libro es tan antiguo como el propio libro. Cuanto más floreciente es la literatura de un pueblo, más se ensancha el círculo de sus escritores y lectores, y menos directo es el contacto entre el creador de la obra y el que la recibe. En vez del auditorio aparece el lector y en lugar de las copias domésticas surgen las reproducciones comerciales, en suma, el verdadero libro. Aparece la figura del librero como intermediario. El librero comenzó siendo al mismo tiempo manufacturero, editor y vendedor al menudeo. El desarrollo de la literatura y su tráfico determinan la división de labores, separando al editor (que en la Antigüedad era también productor material, abuelo del impresor), y al vendedor, que compraba a los editores y revendía a los lectores.

Abr 192016
 

 

celebraciones internacionalesLa ONU (Organización de las Naciones Unidas) es una organización de Estados soberanos. Los Estados se afilian voluntariamente a las Naciones Unidas para colaborar en pro de la paz mundial, promover la amistad entre todas las naciones y apoyar el progreso económico y social. Esta organización nació oficialmente el 24 de octubre de 1945, después de que la mayoría de los 51 Estados Miembros signatarios del documento fundacional, la Carta de la ONU, la ratificaran.
La ONU ha señalado una serie de días, semanas, años y décadas en los que se celebra un tema determinado. El objetivo de estas celebraciones especiales es promover la conciencia y acción internacional en estas áreas en las cuales la ONU tiene puesta su atención. La mayoría de las celebraciones se han establecido por resoluciones de la Asamblea General, aunque algunas han sido designadas por las agencias especializadas.
Por ejemplo, el próximo día 23 es el Día Mundial del Libro y del Derecho de Autor, y hoy, día 19 se celebra el Día de la Lengua China.
¿Sabías que este año, el 2016, es el Año Internacional de las Legumbres?

Abr 182016
 

bibliotecas especializadasSegún la UNESCO, las bibliotecas especializadas son aquellas que dependen de una asociación, servicio oficial, departamento, centro de investigación, sociedad erudita, asociación profesional, museo, empresa … o cualquier otro organismo, y cuyas colecciones pertenecen en su mayoría a una rama particular, por ejemplo, ciencias naturales, ciencias sociales, historia, etc.
Podemos indicar varias diferencias entre las bibliotecas especializadas y otros tipos de bibliotecas. Dado que su colección cuenta con un carácter especializado en lo que respecta a contenidos temáticos, es posible separarla de las bibliotecas especiales, en las cuales el rasgo distintivo radica en los soportes –como por ejemplo grabaciones sonoras, películas- o en los usuarios –tal es el caso de personas con ceguera, privadas de la libertad, etc.-, sin involucrar unas limitaciones temáticas.
La profundidad en el análisis documental es un requisito fundamental para que las bibliotecas especializadas puedan brindar sus servicios. En esto se distinguen de otras  tipologías  cuya colección es de carácter generalista, contando con un nivel de descripción más bajo, en consonancia con el tipo de demandas generadas por sus usuarios.

Abr 152016
 

Lasso de la VegaDurante el período de la Guerra Civil (1936-1939), paradójicamente y a pesar de la situación, no se interrumpió en España la actividad institucional favoreciendo el libro y la lectura. Tanto el bando republicano como el nacional crearon sus propios organismos con esta finalidad, aunque la principal preocupación de la zona nacional fue más la salvaguarda de las bibliotecas y colecciones privadas, y con este objetivo se creó en 1937 el Servicio de Recuperación Artística. Las bibliotecas públicas de esta zona fueron sometidas a censura y purgados todos los libros considerados sospechosos de atentar contra los ideales de “la Cruzada”.

Se creó la Jefatura de Servicios de Archivos y Bibliotecas, a cuyo frente se puso a Javier Lasso de la Vega (que posteriormente sería Director de la Biblioteca de la Universidad Complutense). Con esta medida se intentó potenciar la lectura entre los soldados y marinos combatientes. Pero Lasso de la Vega, desde su cargo, consiguió también introducir con carácter oficial una serie de medidas innovadoras que modernizaron los servicios bibliotecarios. Lasso conocía a la perfección las corrientes biblioteconómicas que por entonces estaban de moda en los  Estados Unidos. Gracias a él, por ejemplo, se adoptó el tamaño internacional de la ficha catalográfica, la ficha única con encabezamiento variable y la introducción en nuestras bibliotecas de la Clasificación Decimal Universal (CDU).